LA HIGUERA Y EL CICLO NATURAL DE LA VIDA

BODA DE CARLOS Y LORENA from Carlos Lorenzo Rubio on Vimeo

Lo que más me gusta de hacer vídeos de boda es conocer gente.

Durante todos estos años he conocido personas de todo tipo, y de todas he aprendido algo. El poder conocer a cada persona, el poder ejercer de “psicólogo” con los novios es de las cosas que más me motiva.

Recuerdo tener una asignatura en la facultad en la que estudiábamos el comportamiento gestual de las personas. A mi me encantaba. Hice un trabajo analizando eso mismo en el cortometraje “El Columpio” de Álvaro Fernández Armero, con Coque Malla y Ariadna Gil…. ¡Qué tiempos!.

Perdonad. Que me voy por las ramas….

Lo que os contaba…me gusta presumir, porque es verdad, de mi necesidad de conocer a las parejas a las que les hacemos sus vídeos de boda. Conocerlas bien es fundamental para saber cómo voy a editar su vídeo y cómo voy a contar su historia.

Lorena y Carlos.

Durante mucho tiempo fueron un misterio para mi porque sólo habíamos hablado por mail y whatsapp (ellos viven en Bilbao), hasta que un par de meses antes de la boda nos tomamos una cocacola sentados en una terraza de mi. Desde entonces no ha habido semana que no haya hablado un poquito con Lorena.

Los dos son dos pedazos de pan. Son buenos como pocas personas he conocido. Se desviven por cualquier persona y adoran a su familia. Son sentimentales. Son emocionales. Abiertos. Risueños. Simpáticos.

Su boda fue una sorpresa para nosotros. Una boda de campo. Una boda que se celebró en la casa de la abuela de Lorena en Zamarra (Salamanca). Todo lo habían preparado ellos (handmade). Muchos meses de trabajo para que el terrenito de su abuela estuviera decente para celebrar allí su boda.

En esta boda me di cuenta de que sólo tenemos que mirar la realidad con otros ojos. Dar un pasito atrás para saber cómo es lo que estamos viviendo. Nos encantó poder grabar la tradición de cantar el ramo de la novia por todas mujeres del pueblo en la puerta de la novia el día antes de la boda. Muy, muy emotivo.

En la ceremonia se dijeron muchas cosas. Amigos y familiares habían preparado unas palabras que con el tiempo han cobrado otra dimensión. Meses después de la boda a Lorena le diagnosticaron una enfermedad bastante chunga. Desde entonces Carlos y Lorena están luchando con una sonrisa y un optimismo absolutamente envidiables. Y entonces, esas palabras que les dedicaron el día más feliz de sus días, cobraron otro sentido. Me parecía que el destino sabía lo que iba a sucederles.

Por todo esto Lorena y Carlos son dos personas increíbles que siempre estarán en mi corazón.

facebook  / twitter / pinterest

Fotografía: Isa y Jose Vicente / CeremoniaZamarra / Catering: El Carmelo (Salamanca) / Candy bar: Sabores de fiesta (Ciudad Rodrigo – Salamanca) / Vestido de la novia: Rosa Clará (Bilbao)  / Zapatos de la novia: Stilo Leonardo (Bilbao) / Pendientes: Joyería Vasconcellos (Ciudad Rodrigo-Salamanca) / Ramo, Floristería: Floristería Jara (Salamanca) / Traje del novio, camisa, corbata y zapatos: Pascual Moda (Bilbao) / Reloj novioCitizen